lunes, 7 de abril de 2008

Si no querias garbanzos....




Pica el sol. En la terraza donde apenas hace quince días, el viento llenaba de “arabogues” y escarcha las macetas peladas, hoy todo brota; los rosales, la pasionaria, la carrasca que ha aguantado el segundo invierno y está pletórica de hojitas nuevas, verdes y afiladas.
Baltasar, el gato, se revuelca feliz en las baldosas calientes. Gala, la gata, olisquea curiosas un tocho recién cortado, que expone su edad al aire. Cuento cincuenta y dos circunferencias concéntricas en el corte perfecto de la sierra eléctrica. Todos esos años tenía la rama de la que procede el trozo que ahora, investiga Gala.
Creo que son “acacias”, pero no me hagan mucho caso… De cualquier manera, árboles que no “son del terreno”. Y sin embargo, llevan en la Virgen de la Fuente desde antes de la Guerra Civil. La vieja foto en sepia que muestra a un miliciano calzado con altas botas de caña bajando la escalera de acceso a la ermita en la que pueden verse los entonces todavía “arbolitos”, y la edad de la rama lo confirman.












La pequeña plaza donde mana la Fuente, está como desnuda después de la poda radical. Solo han dejado raíces y tronco pelado en lo que antes era frondosidad y sombra. Pero lo que deviene desolación y troncos retorcidos en la “Marededeu”, se convierte en explosión de vida a apenas unos pasos. El bosque que tapiza las paredes de roca, brota también y renace a la llamada de la nueva estación. Esto es Els Ports.
Los cinco molinos del depósito están parados esta tarde. No hay viento. Todo aparece quieto y calmado en el espacio grande que abarca la mirada. Tampoco el zumbido constante de las aspas se mezcla con las voces estridentes de los gorrinos en la granja, los mugidos de vaca ó la canción del mirlo que anida en algún lugar lejos de zarpas y colmillos.
Dice el papel oficial del Gobierno de este País, que han “escogido” la Comarca entre otros desdichados lugares, para instalar en sus entrañas de roca – caliza, fisurada y cruzada por decenas de escorrentías; aguas subterráneas que acaban siempre en el Ebro- un basurero de CO2. El gas venenoso que se está cargando la atmósfera, aquí. Inyectado en la tierra para que deje de molestar en el aire. Barrer, y dejar la mierda debajo de la alfombra, cuando lo que hay que hacer es arbitrar medidas para emitir menos.
Dice el otro papel oficial del otro Gobierno; el de esta Autonomía, que viene a los mismos pueblos que ya soportan el impacto de la primera, una segunda fase del Plan Eólico. Si no querías garbanzos; taza y media.
Me pregunto: ¿No ha colaborado ya bastante esta tierra a combatir el “calentamiento global”? ¿No lleva siglos su masa vegetal purificando el planeta? ¿No les parece suficiente con lo que tenemos? ¡A otro perro con milongas ecologistas, hombre!
La primera Vez que me engañes, la culpa la tendrás tú, pero la segunda vez que lo hagas, la tendré yo.

4 comentarios:

martirio dijo...

Montsita, guapaaaaaa, visita mi blog.
www.marrufat.blogspot.es

martirio dijo...

Incluyeme en tu parte de enlaces, guapa, que yo haré lo mimmo

Marian dijo...

martirio, mi blog ya tiene un enlace al tuyo!!

por cierto, mitica la frase

vida dijo...

hola,cuanto tiempo la verdad,menos mal existe esto,jo que pedazo de post me ha encantado....lo has publicado??? es un articulo fantastico,felicitaciones....por no callar ante todo este tipo de delitos hacia la naturaleza,envueltos en papel de mentiras.besos guapa